lunes, 5 de diciembre de 2011

PADRES SABIOS

Padres sabios


Algunos meses atrás la hija de una buena amiga fue a estudiar a Inglaterra durante sus vacaciones  le pregunte a ella como se sentía por la ausencia de sus hija y ella me contesto:”muy feliz” esta respuesta me causo sorpresa, entonces inquieta por la respuesta sonrió amablemente y me dijo:”es que por fin mi hija aprendió a realizar oficio por si misma y ahora que está lejos me llama,  seguido,  me dice que extraña cuando yo le tendía la cama, le lavaba la ropa y le mantenía todo organizado, realmente fue una idea enviarla lejos! Al encontrase sola no tuvo más remedio que sufrir en un principio, y repetirse porque no aprendí? e hice caso a todo lo que me decía mi madre en casa?, pero finalmente tuvo que aprender a valerse por si misma”. Al escuchar estas palabras le sonreí y algo dentro mi corazón me hizo saber cuánto hemos fallado como padres; por esta razón escribo este artículo.
UN PADRE SABIO SABE QUE: “El propósito final como padres es ayudar a nuestros hijos a salir de nuestro lado”.
Vaya si es difícil tan solo pensar en que los pequeños que estamos viendo correr, por el pasillo de la casa o en el patio llenándose de agua, un día se irán de nuestro lado y harán su propia vida. Pero  como lograr que sus vidas sean felices? Y como alivianar sus posibles problemas en el futuro?
Pues encontramos varias sugerencias a lo largo de escritura que nos ayudaran a entender los principios para  desarrollar hábitos, buenas costumbres en estos pequeños,  pronto veremos hombres y mujeres con valores de vida, ósea familias sanas e iglesias florecientes en un futuro no muy lejano, pero esta tarea es ardua y requiere de constancia, fe y amor para ver frutos agradables.
“instruye al niño en su camino….” Prvo. 22.6 
“la pereza hace caer en profundo sueño, y el alma negligente padecerá de hambre” prov. 19.15
“el perezoso mete su mano en el plato, y no aun a su boca la llevarra” prov. 19.24   
Si la Biblia menciona tantas veces, distintas formas en que el perezoso no hace nada a causa de su pereza, es porque NUNCA LE ENSEÑARON a trabajar a realizar oficios, es por ello que se nos hace inexcusable   enseñar a los niños desde temprana edad a realizar  oficios para que ellos desarrollen principios.            
 María Montessori, la ilustre pedagoga que vivió a finales del siglo XIX y principios del XX, decía: "El niño debe ser ayudado a actuar y a expresarse, pero no debe el adulto actuar en su lugar sin una necesidad absoluta. Cada vez que el adulto ayuda al niño sin necesidad, obstaculiza su expansión y, consecuencia grave de un error de tratamiento en apariencia tan ligero e insignificante, detiene o desvía en algún detalle el desenvolvimiento infantil." O en palabras más sencillas:
 “Toda ayuda innecesaria ofrecida a los niños no hará otra cosa que retrasar su desarrollo.”
 Un padre sabio sabe que: “Un niño es la única sustancia conocida de la que puede hacerse un adulto responsable” Thomas Lickona     
Por lo tanto un niño tiene plena capacidad de aprender oficios caseros como:
Oficio
Principio o valor
Lavar los platos después de cada comida.
Agradecimiento, trabajo en equipo, responsabilidad.
Tender la cama
Responsabilidad, esfuerzo, constancia, diligencia
Aspirar o barrer
Limpieza, laboriosidad, determinación  
Ordenar la habitación
Aseo, limpieza, responsabilidad, orden
Sacar la basura
Obediencia, ser útil, responsabilidad
Limpiar el baño
Esfuerzo, obediencia, limpieza
Hacer mandados
Preocuparse por los demás, honradez, honestidad, servicio, responsabilidad.
                                                                                                                                                                                                         
Si continuamos la lista es enorme, (próximo articulo lista de tallada por edades), pero nuevamente nos remitimos a María Montessori: "Tengamos paciencia con sus lentos y pequeños progresos; mostremos entusiasmo y alegría con sus éxitos. Si podemos llegar a decir: Somos respetuosos y corteses en nuestro proceder con los niños, los tratamos como quisiéramos ser tratados nosotros mismos, entonces estamos seguros de que dominamos un gran principio educativo e indudablemente damos un ejemplo de buena educación."
LOS HIJOS MERECEN, DEBEN Y NECESITAN SER BIEN EDUCADOS POR SUS PADRES, DESDE PEQUEÑOS. Para que la palabra de Dios corra y sea glorificada “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” Efesios 6: 1-4
No es necesario pedir sabiduría a Dios para que seamos padres verdaderamente sabios, para levantar una generación santa, que agrade al Señor en todo!!